Por más de veinte años, Alemania ha sido el principal promotor de las energías renovables no convencionales (ERNC), principalmente la biomasa, el viento y la energía solar fotovoltaica (FV). El país europeo apostó que a la fuerte inversión inicial en ERNC le seguiría la natural maduración tecnológica, lo cual haría de éstas una fuente competitiva ante la energía generada con combustibles fósiles, y finalmente la sustituiría. Así, Alemania se libraría de la molesta y costosa volatilidad de precios de los combustibles fósiles y contribuiría a mitigar emisiones de CO2 y combatir el cambio climático. Con esta motivación, desde el año 2000, Alemania ha gastado más de USD222.000 millones en subsidios que promocionaron el desarrollo de la industria de centrales eólicas y solares FV. Sin…

.


Para continuar leyendo este contenido, se requiere un perfil de membresía con los permisos adecuados.

Si usted ya está registrado, por favor
INICIAR SESIÓN

De lo contrario, por favor
REGISTRARSE

.

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.