Comentarios al informe anual de la IEA: La relevancia de China

Print Friendly, PDF & Email

BdE 01/16

Por Cristián M. Muñoz

El último informe anual de la Agencia Internacional de Energía, destaca la abundancia de energía, y el rol de China en el desarrollo de la industria de energías renovables.

Hace un par de semanas (14/11/2017) la Agencia Internacional de Energía (IEA) publicó el World Energy Outlook de 2017.1 En particular, destaca el Escenario de Nuevas Políticas (NPE), el cual, incorpora las nuevas metas de reducción de gases de efecto invernadero acordadas en Paris.

 

El informe señala que la demanda por energía primaria seguirá creciendo hasta alcanzar un 30% en 2040, consumo que será equivalente a sumar otra India y China. El crecimiento de la demanda por energía eléctrica será abastecido en un 40% desde fuentes renovables, con un rápido despliegue de energía solar fotovoltaica (PV), liderado por estos dos países, lo cual ayudará a que la energía solar se convierta en la mayor fuente de energía baja en emisiones de carbono para 2040.

 

En este contexto, destaca el fuerte rol de China, pues su necesidad de limpiar el aire de sus ciudades, la lleva a profundizar en su revolución energética, a través del fomento de su industria solar FV y eólica. Al 2025, la IEA proyecta que solo en ese país se agregarán 336 GW en viento y 340 GW en solar FV, es decir, la suma de ambas tecnologías al 2025 es equivalente a 34 veces la capacidad total de centrales eléctricas en Chile.

 

La IEA apunta que la fuerte expansión de las renovables será acompañada por el gas natural licuado, el que jugará un rol muy importante, en tanto que el carbón, si bien seguirá siendo una de las principales formas de energía, perdería cada vez más relevancia.

Hidrocarburos mantienen protagonismo

Otro punto importante, es que los Estados Unidos en 2025 se transformarán en el principal exportador de gas natural licuado y en un exportador neto de petróleo en 2030. Sin embargo, se debe tener presente que la producción de combustibles fósiles en forma no convencional (shale gas y tight oil) dependerá fuertemente de la disponibilidad de recursos y de los costos de explotación en ese país. Un análisis más detallado se puede encontrar en una anterior publicación de Bde: El tight oil y la independencia energética de los Estados Unidos.

 

La demanda por petróleo seguirá subiendo hasta alcanzar 105 millones de b/d, principalmente debido a su uso en petroquímicos, transporte de carga terrestre, marítimo y aéreo. Sin embargo, la mayor oferta de petróleo de los productores norteamericanos y la mayor producción de automóviles eléctricos, mantendría el precio del petróleo entre USD50 y USD70 el barril, al menos, por un buen tiempo.

 

Respecto a las emisiones de CO2, China y los países en desarrollo seguirán incrementando sus emisiones, en particular, el gigante asiático alcanzará su peak en 2030. Por otro lado, los países desarrollados bajarán levemente sus emisiones. En total las emisiones de CO2 se incrementarán ligeramente, sin embargo, será completamente insuficiente para cumplir con la meta de 2°C y evitar los más severos impactos del cambio en el clima.

Conclusiones

En resumen el informe de la IEA trae buenas noticias para Chile, ya que, por un largo tiempo nuestro país dispondrá de energía abundante y barata.

 

De un lado, China seguirá inundando los mercados con centrales eólicas y solares FV a bajo precio. Sin embargo, la intermitencia y volatilidad en su generación requerirá de respaldos termoeléctricos, al menos, mientras los sistemas de almacenamiento, principalmente baterías, no se desarrollen de manera masiva y a bajos costos. En aquellos lugares en que el carbón es mucho más barato, es posible que las centrales a carbón ya instaladas aún sigan sobreviviendo. Por ejemplo, en Chile el costo de quemar carbón en una central está entre USD20 y USD30/MWh, bastante menor que los USD60/MWh que es el costo de quemar GNL en una central de ciclo combinado.

 

Del otro, se tendrán combustibles fósiles en abundancia y disponibles a bajos precios. En este punto destaca el rol que seguirán jugando los Estados Unidos y la eventual expansión de la tecnología de fractura horizontal, a otros lugares con abundancia de petróleo y de gas no convencional, como por ejemplo China y Argentina.

 

Finalmente, respecto del incremento en el efecto invernadero, y a pesar del fuerte desarrollo que están tendiendo las energías con cero emisiones de carbono, todo indica que sería inevitable que no se cumpla con la recomendación del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). Este punto es bastante importante, ya que, puesto en contexto, sitúa a las medidas de adaptación como prioridad, especialmente a los países que como Chile están altamente expuestos a los efectos de cambios en el clima.

Notas

  1. Informe anual que analiza el suministro mundial de energía en el largo plazo. La IEA revisa para varios escenarios la evolución de las tecnologías de generación, la disponibilidad de combustibles (gas, petróleo y carbón) y el consumo de energía. Los escenarios de la IEA se basan en la profundidad y amplitud de las políticas climáticas globales que finalmente se adopten.

Cristián M. Muñoz

Editor de Breves de Energía.