Print Friendly, PDF & Email

Recientemente, las hidroeléctricas la Higuera y la Confluencia discreparon ante el Panel de Expertos, respecto de cómo asignó el Coordinador Eléctrico Nacional de Chile (CEN) los pagos por los servicios complementarios del sistema (SSCC). En su discrepancia, las hidroeléctricas objetaron los balances que determinan las transferencias comerciales entre los generadores a partir de noviembre de 2017, mes en que los sistemas del Norte Grande (antiguo SING) y Centro-Sur (antiguo SIC) comenzaron a operar interconectados. En particular, la discrepancia se centró en aquellas horas en que ambos sistemas operaron desacoplados, como consecuencia de los trabajos de ampliación que se están realizando en las líneas del norte. En efecto, en estas horas se requiere la operación obligada de algunas centrales en el norte en sus niveles mínimos.

En las horas de desacople, el CEN asignó los costos de los servicios de red según una aplicación literal del Decreto Supremo 130  (DS 130), publicado en 2012, y que entró en vigencia recién en 2016 cuando los sistemas operaban independientemente. En efecto, el DS 130 establece que los costos de los SSCC se asignen entre todos los generadores según prorratas que se definen, ya sea, a cuenta de sus inyecciones de energía, tal es el caso de los servicios de balance, voltaje y recuperación de servicio  ― este último a cuenta de las inyecciones de energía y potencia ―, o bien, según los retiros que realicen los generadores en el sistema, que es el caso de las operaciones a mínimo técnico de las centrales termoeléctricas. El SSCC de desprendimiento de carga es la excepción, ya que, el costo es asumido localmente por los generadores que inyectaron energía en la zona afectada. El CEN argumentó que a partir de la Resolución Exenta 668, de noviembre de 2017, existe sólo un sistema eléctrico,  y que, por lo tanto, no quedaría más que aplicar las reglas del DS 130.

Por su parte, las hidroeléctricas consideraron inapropiado que se les asignen costos por SSCC que, a su juicio, se relacionan, más bien, con la operación del sistema que se encuentra al norte del desacople, mientras que sus centrales y clientes se ubican al sur de la zona congestionada. En buenas cuentas, estas generadoras propusieron asignar los costos de los servicios de red considerando un criterio de subsistemas independientes. Al aplicar este criterio en las hora de desacople, los costos de los SSCC, relacionados, más bien, con la operación del subsistema norte, serían asumidos sólo por los generadores que se encuentran en ese subsistema — este criterio se usó por mucho tiempo en el SIC al asignar los costos de las operaciones a mínimo técnico de las centrales termoeléctricas ante restricciones locales —.

El Dictamen

El Panel rechazó la solicitud de las hidroeléctricas, y dictaminó que la asignación de  los costos por servicios de red en el norte, a pesar de que el sistema opere desacoplado, debe ser asumido por todos los generadores según las reglas establecidas en el DS 130.

Si bien, el dictamen acoge los argumentos legales del CEN, algunos integrantes del Panel señalaron algunas prevenciones de índole técnico-económico, importantes de mencionar. En efecto, mientras dure la congestión, la operación a mínimo técnico de las centrales del norte ocasionaría beneficios económicos locales, sin embargo, su costo sería pagado sistémicamente desincentivando la solución o mitigación del origen del problema. Es así que estos integrantes sugieren la necesidad de algunos ajustes normativos.

Conclusión

La interconexión entre ambos sistemas puede modificar de manera importante la asignación de los costos de los servicios de red, y en consecuencia de los costos que luego serán replicados en las cuentas de los clientes en ambos sistemas. De este modo, al operar ambos sistemas de manera interconectada, se hace necesaria la actualización cuidadosa, no sólo de las normas técnicas, sino que también de los reglamentos que regulan las transacciones comerciales entre los generadores. Es así que, la aplicación literal de normas que fueron concebidas para sistemas operando independientemente, podría conducir a resultados, un tanto particulares, como los discutidos en esta discrepancia. De aquí que, la prevención anotada por algunos de los miembros del Panel es del todo válida.

La ley 20.936 de 2016, o ley de transmisión, entre otras materias, también redefinió la regulación de los SSCC, sin embargo, sólo trazó lineamientos generales que deberán ser considerados al momento de la elaboración de una regulación definitiva. Según esta ley, y al igual que con los costos de transmisión, los clientes deberán absorber directamente todos los costos relacionados con los SSCC.

En espera de una normativa específica, y al menos hasta diciembre de 2019, el DS 130 seguirá regulando la asignación de los costos de los servicios de red, según lo estipula el artículo 18 transitorio de la ley de Transmisión. Un eslabón más del enmarañado período de transición que dejó esta la ley.

Cristián Marcelo Muñoz

Fundador de Breves de Energía.

Email de contacto cmmunozm@brevesdeenergia.com.

© Breves de Energía. Todos nuestros desarrollos son originales, y están protegidos por la ley chilena de propiedad intelectual. La suscripción da derecho al suscriptor a usar personalmente el material, sin embargo, no permite su circulación a terceras personas ni su reproducción parcial o total. Cualquier uso del material de Breves de Energía sin autorización expresa está estrictamente prohibido.

You may also like